domingo, 25 de julio de 2010

INTRO: Esto es algo que escribí hace algunos años, ( como 6 o 7) ahora que estoy haciendo un GRAAAN respaldo, lo encontré y como hoy no tenía mucho q escribir, pues el post es como una mirada a mis escritos del pasado x_x

LA ÚLTIMA VEZ QUE SOÑÉ

No recuerdo cuándo dejé de soñar, lo que si recuerdo es que al despertar solamente tenía ganas de que terminara el día y el sueño regresara para saber cómo continuaría la historia.

Desde que tuve memoria todas las noches iluminaba mi mente un sueño continuo, que se cortaba con la voz de mi madre, insistente en que despertara para ir a la escuela, me levantaba y hacía lo que mamá decía, lo mismo en el colegio, obedecía esperando siempre poder regresar a casa y que el tiempo pasara rápido para saber que continuaría esa noche, ese sueño que me llenaba de ilusión y que esperaba ansiosa por conocer más sobre él.

Cuando era una adolescente, me di cuenta que si quería, podía darle rumbo a mi sueño, y entonces desde que mamá me despertaba, pasaba el día pensando cómo quería que continuara esa fantasía nocturna, que desde niña me había atrapado. Poco a poco fue tomando la forma que yo quería, llegaban a mi sueño personajes nuevos, y se iban algunos más, que por supuesto yo había decidido desaparecer, porque no me gustaba como se veían ahí.

Todos los días hacía que pasara algo nuevo, tanto que prefería soñar que estar despierta. Mi vida comenzó a perder sentido y sólo quería seguir imaginando para crear más y más; cuando llegué a ser mayor, mis padres ya no estaban ahí, mis sueños empezaron a cambiar, pronto mi imaginación desaparecía y me era casi imposible pensar que iba a suceder después. Y un día, sin darme cuenta dejé pasar el tiempo y olvidé, ahora no puedo recordar cuando dejé de soñar, y mucho menos que pasó conmigo, porque nunca pude despertar, pero tampoco soñar más.