lunes, 4 de agosto de 2008

Un mensaje entre las nubes


desperté un buen día, con ganas de llorar y ver llover.
entre mis lágrimas veía dos maneras más de vivir.
Dos formas distintas de entender el mundo.

Y de repente una tercera idea salto a mi mente,
y con ella descubrí otra posibilidad.

Para terminar esa mañana, tenía escrito en el cielo
mil modos de encontrar la felicidad.
¿cuál es entonces el secreto?

Ni más ni menos que ...
nadie lo sabe. y nadie lo entiende.

Sólo resulta de proponérselo!


[nota: esta entrada fue interrumpida por la necesidad de abandonar mi compu y prestarla! jajaja.]