domingo, 22 de marzo de 2009

Porque... un cuarto de siglo es suficiente

Cuando te limitas a pensar, en que el destino no es nada más que la condición para continuar

y si dos décadas no bastaron, un cuarto de siglo lo es más
de repente se apaga la luz, y si lo piensas más, se terminó.

Nunca quisé ir más allá, y entre el tiempo, nunca confundí la meta.
Fue una ligera traición, la que aparentemente me trajo un motivo a seguir.

Pero date cuenta, y no hay nada de cierto en ello,
pero date cuenta, mira atrás y percibe, que no hay nada trazcendental
nada convincente para avanzar.