jueves, 24 de julio de 2008

... un soundtrack
de olvido por favor!

No es un día de triunfo, y no hay nada que festejar, sabía como pasarían las cosas.

Todo salío como esperaba, ahora la frustración y la desepción que me quedó, son inevitables.

Amo mi estilo, mi forma de ver las cosas, y considerar a cada partícula de este mundo importante y respetable, confío ciegamente en que el esfuerzo y la dedicación es lo que te regala el éxito, pero sé muy bien, que entre tantas estructuras mañosamente armadas, no se puede avanzar tan rápido como se desea.

Sé que no siempre se gana con la facilidad que esperas, y que entre los obstáculos, sólo queda tomar impulso, respirar y buscar librarlos de una u otra manera.

Estar a merced de mentes que divagan en mundos opuestos no es presisamente un buen escenario para mostrar un poco de lo que mi ideas y mi mente perseveran y desean alcanzar.

No fue el momento, pero fue un espacio para descubrir que pase lo que pase, nada y nadie es como parece.