domingo, 24 de octubre de 2010

La herencia de mamá (parte 1 )

Después de haber meditado un poco sobre lo que ha traido el tiempo.
Estoy segura de que hay más cosas de las que imaginé al principio.

Al fallecer mi mamá, me vi colmada de abrazos y pésames (hasta donde pude saber, todos muy sinceros) y de muchos muchos recuerdos ajenos que definitivamentes se convirtieron en interiorizaciones mías.

Cuando regresé a trabajar, después de recuperarme un poco de lo ocurrido, abrí los ojos a un ambiente que casi literalmente "me abrazó" y me "consintió" tanto, que no encontré como agradecerlo.

El tiempo siguió pasando, y tuve que enjugar un poco las lágrimas que no lloré ( cómo se hace eso?) y descubrir lo que me empezaba a bombardear... Algo así como el Reconocido "El show debe continuar"

En familia empezamos a tomar decisiones que nunca imaginamos, arreglos de la casa, arreglos (muchos) de documentos y papeles oficiales, acomodos repentinos para ocupar el tiempo. A la vez, tenía que seguir haciendo lo que antes, trabajar en un lugar que me permitiera cuidar de mi mamá y ayudar en casa con lo que se necesitaba.